Fetiches con Cargas y ritualizados por los mejores brujos del áfrica del este.

El Africano cree en la existencia de fuerzas sobrenaturales que rigen su vida de las cuales depende totalmente.

En este culto, los antepasados ocupan un puesto importante y con frecuencia se les consulta.

El hechicero, único miembro de la tribu que tiene contactos con los espíritus, goza de gran consideración y poder.

Se puede afirmar, que son muy conscientes de su dependencia con respecto a las fuerzas sobrenaturales.

Estas fuerzas son numerosas, pues el Africano está convencido de que todo lo que vive posee un alma y, por lo tanto, una voluntad propia.

Y no sólo lo creen de los seres humanos , sino también de los animales, plantas, ríos y de todos los elementos naturales en general.

El practicante de vudú , también cree que el alma puede transmitirse a otros seres e incluso a objetos sin vida.

La palabra fetiche, derivada del portugués, significa «objeto-hada».

Estas figuras se utilizan para obtener la protección personal, de la familia y de los pueblos, alejar a los malos espíritus del poblado.

También atraer la lluvia, alejar las enfermedades, lograr la curación o como remedio terapéutico, entre otras muchas finalidades.

Por lo tanto , se les atribuye un poder mágico, otorgado, al parecer, por sustancias vegetales, animales o minerales .

Que son introducidas en oquedades de la figura y principalmente en el vientre o cabeza , fuente y sede de la fuerza vital y por los encantamientos realizados por el adivino, sacerdote o hechicero.

Los principales fetiches de los pueblos primitivos son figurillas humanas ,

Están talladas en madera escogidas dependiendo el tipo de fetiche a preparar.

Estos fetiches tienen , en un sitio u otro, una cavidad en la que el hechicero deposita la carga del poder .

Esta cavidad, con frecuencia está situada en lo alto de la cabeza o en el vientre y se vuelve a cerrar.

También existen fetiches erizados de clavos.

Son objetos en los cuales el hechicero retiene por un tiempo el alma de un enemigo o de un espíritu perseguidor.

Si hunde un clavo en el fetiche destruye a ese enemigo o a ese espíritu.

 

Mostrando todos los resultados (7)

Filtros
Visualizar 9 24 36